[et_pb_dcsbcm_divi_breadcrumbs_module hide_homebreadcrumb=»off» homebreadcrumbtext=»Home» separator=»sep-raquo» hide_currentbreadcrumb=»off» homebreadcrumborientation=»left» _builder_version=»3.15″ fontsbreadcrumbs_font=»Lato regular||||||||» fontsbreadcrumbs_font_size_tablet=»51″ fontsbreadcrumbs_line_height_tablet=»2″ fontsseperator_font_size_tablet=»51″ fontsseperator_line_height_tablet=»2″ fontsbreadcrumblinks_font_size_tablet=»51″ fontsbreadcrumblinks_line_height_tablet=»2″ saved_tabs=»all»]

 

[/et_pb_dcsbcm_divi_breadcrumbs_module]

Jamón Ibérico de Cebo de Campo

Jamón Ibérico de Cebo de Campo, la Máxima Expresión de Sabor

Nuestros Jamones los recibes Directamente de los Productores a tu Mesa

Pruébalo, si no te Gusta lo Devuelves. Así es nuestra Garantía de Satisfacción

Nuestros Jamones proceden de Jabugo. En breve Los Pedroches, Guijuelo y Extremadura

[product_category per_page="12" orderby="menu_order" columns="1" order="ASC"]

El Jamón Ibérico de Cebo de Campo, el Arte de la Degustación

Hay quien dice que el jamón ibérico de cebo de campo no es para comerlo, es para degustarlo. Con un toque de suavidad en el sabor, está a la altura de los paladares más exigentes. ¿Quiéres vivir la experiencia de saborear un jamón ibérico único? Sólo o acompañado, este deleite de la gastronomía ibérica jamás te dejará indiferente. Ven a conocer el jamón ibérico de cebo de campo. .

Qué es el Jamón Ibérico de Cebo de Campo?

Es un jamón ibérico que podrás identificar por su etiquetado de color verde, donde la raza del cerdo puede ser del 50%, 75% ó 100%. La peculiaridad de los cerdos que dan origen al jamón ibérico de cebo es que no comen bellotas. En realidad, sí que comen bellotas aunque no la cantidad suficiente como para que sus jamones sean considerados de bellota. Esto ocurre en fincas donde no hay suficientes árboles (principalmente encinas, aunque también pueden ser alcornoques, robles o quejigos) para la cantidad de ejemplares de cerdos que pastan bajo sus ramas. O también, cuando la producción de encinas escasea debido a una mala cosecha fruto de una climatología adversa. El producto final, el jamón ibérico de cebo de campo, nos regala una loncha ligeramente menos jugosa y aceitosa que el jamón ibérico de bellota. ¿Sabías que el jamón ibérico de cebo de campo es minoritario y no es fácil encontrarlo? Normalmente, los productores ajustan el número de cabezas de cerdos a la explotación para obtener el jamón ibérico de bellota.

¿Qué tiene de Especial el Jamón Ibérico de Cebo de Campo?

Sin duda, su sabor. Es la seña de identidad de esta exquisitez de nuestra gastronomía. Al corte puedes ver el aspecto brillante de la grasa mezclada con el magro, dando como resultado un color rojo cereza muy característico de este jamón tan especial. La infiltración de la grasa en la carne del jamón consigue un resultado veteado, exclusivo de la raza ibérica y único en el mundo.

Las diferencias de un jamón ibérico de cebo de campo y un jamón ibérico de bellota

Hay mucha gente que busca las diferencias entre los dos jamones ibéricos más especiales de nuestra cocina española. Y es que, por mucho que te cuente las diferencias de uno y otro siempre encontrarás matices únicos en tu paladar cuando los pruebes. Porque cada uno de ellos es un mar de sensaciones diferente para cada persona. De todas formas, aquí tienes las principales diferencias entre estos dos manjares: Alimentación: el cerdo del jamón ibérico de cebo de campo, a diferencia del de bellota, no come bellotas; o, al menos, no las suficientes como para ganarse esa calificación. Los cerdos de ambas denominaciones comen piensos y pastos naturales. El sabor: el jamón ibérico de cebo de campo goza de un sabor menos intenso y menos jugoso que el ibérico de bellota. Y todo esto es por su alimentación. ¿Es mejor el ibérico de bellota que el ibérico de cebo de campo? No, no es mejor ninguno de los dos. Son dos sabores totalmente diferentes y va en gusto de tu paladar. Su aspecto: aunque ambos jamones son parecidos en cuanto a su tamaño, el jamón ibérico de cebo de campo goza de una pata más ancha y una caña más gruesa que el ibérico de bellota. Nuevamente, gracias a la alimentación de los cerdos, el jamón ibérico de cebo de campo tiene una grasa mucho más blanda y una textura más dura que el de bellota. El etiquetado: algo muy evidente y lógico. El jamón ibérico de cebo de campo tiene una etiqueta verde, y el de bellota puede ser negra si la raza del cerdo es 100% ibérica, o roja si es una raza del 75% o del 50%

¿Quiéres saber cómo se elabora el Jamón Ibérico de Cebo de Campo?

El paraíso de los jamones es un lugar con clima frío y seco. Lo que hace más especial al jamón ibérico es el sitio donde lo elaboran. Pero, ¿cómo se hace el jamón ibérico de cebo de campo? La gestación del cerdo, el comienzo de todo: tras un embarazo de tres meses y tres semanas nacen los pequeños cerditos. A los 30 días de nacer ya empiezan a alimentarles con pienso y a los 90 días son trasladados al campo.   Crianza: estos cerdos son criados en la finca donde se alimentan a base de pastos y piensos naturales, hasta que alcanzan algo más de 160 Kg. Al moverse continuamente en libertad, se produce la infiltración de grasa que distingue al verdadero jamón ibérico.   Sacrificio: al llegar a los 160-170 kilos de peso, y habiendo engordado unos 23 kilos durante su estancia en el campo, llega el momento del sacrificio del animal. Se despieza y se entierra por completo en sal durante un día por cada Kg de peso.   Lavado y secado del jamón: pasado el tiempo de salazón hay que lavar la pieza hasta quitarle cualquier resto de sal. Después, los jamones ya preparados se llevan a los secaderos donde comienza el proceso de curación natural que dura unos seis meses, aproximadamente. Los secaderos de jamones tienen unas corrientes de aire muy apropiadas para una correcta curación de las piezas.   La curación en bodega: es la última y más importante fase de todo el proceso. Aquí es donde el jamón adquiere el sabor, textura y color característico. El tiempo de curación puede tener una duración de 2 a 4 años. Cuando el peso del jamón se reduce un 30% desde que salió del matadero, está listo para comercializar.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cuánto engorda el jamón ibérico de cebo de campo?

El aporte energético es muy similar al del jamón ibérico de bellota. 100 gramos de producto aportan alrededor de 375 Kcal. Sin embargo, el consumo moderado del jamón ibérico de cebo de campo es muy recomendable por los beneficios que le aporta a tu sistema cardiovascular.

¿Cuánto dura un jamón ibérico de cebo de campo?

Desde el momento en que quitas la piel de tu pieza de jamón ibérico de cebo de campo y comienzas a disfrutar de sus exquisitas lonchas, es aconsejable que lo consumas en el plazo de un mes para que no pierda su sabor y no se reseque. Eso sí, te recomiendo que lo conserves en un lugar con una temperatura entre 20 y 23 ºC.

¿Cómo comer el jamón ibérico de cebo de campo?

El verdadero placer para cualquier paladar es comer el jamón recién cortado. Pero ya sabes que siempre puedes innovar y probar cualquiera de las múltiples recetas que nos ofrecen nuestros chefs. Desde un simple pero riquísimo bocadillo de jamón, hasta una degustación acompañándolo de membrillo, o como guarnición junto a una manzana asada, ¿se te ocurre alguna receta más?

¿Qué vino tomar con jamón ibérico de cebo de campo?

Me atrevo a decirte que cualquier vino queda perfecto en compañía de un jamón ibérico de cebo de campo. Pero eso es demasiado arriesgar. Hay quien elige un vino con mucha personalidad para contrarrestar la suavidad del sabor del jamón. Un Ribera del Duero digno de teñir tu copa, por ejemplo. ¿Has probado la sensación de combinar tu jamón ibérico de cebo de campo con un espumoso? algo que era impensable hace algunos años hoy ya es una realidad. Hay mucha gente que ya come el jamón con cava.